top of page
Buscar

Conozcamos los Materiales y sus cualidades: Más Allá de la Etiqueta de 'Buenos' o 'Malos'

En un mundo donde las valoraciones a menudo son simplificadas en términos de “bueno” o “malo”, es fácil caer en la trampa de aplicar esta calificación a los materiales que nos rodean. Sin embargo, detrás de cada material hay una historia mucho más compleja, una que va más allá de esas etiquetas binarias. En este blog, vamos a explorar las cualidades de los materiales, reconociendo que su carácter y propósito son moldeados por el contexto y el uso al que se destinan.


Más allá de la apariencia superficial: El contexto define la connotación


La percepción de un material como “bueno” o “malo” a menudo se basa en su primera impresión. Sin embargo, una mirada más cercana revela que un mismo material puede ser aprovechado de múltiples maneras.

Un caso muy común es el plástico, por ejemplo. Hoy en día el plástico ha sido etiquetado como un enemigo del medio ambiente debido a su baja capacidad de desintegración en un ecosistema natural, un material que tiene a la tierra y océanos contaminados por el mal uso que se le está entregando. Pero ¿y si lo usamos para aplicaciones que requieran duración en el tiempo? El plástico no es malo por sí solo, pero el uso que le estamos dando en general no es correlativo con su forma y sus cualidades, transformándolo en un material sumamente desacreditado.


Una vez tuve unos clientes que les aterraba construir su casa con paneles SIP. El panel SIP básicamente es un componente de construcción prefabricado compuesto por una capa de núcleo aislante, generalmente de espuma rígida de poliuretano o poliestireno expandido (EPS), encajada entre dos capas exteriores de material estructural, como madera contrachapada, orientada strand board (OSB) u otros materiales similares. Al igual que la utilización del poliestireno expandido por ejemplo, se comporta exactamente de la misma forma con un poco más de eficiencia ya que puede reducir considerablemente los puentes térmicos. Mis clientes opinaron que era un material muy malo para el lugar donde vivían debido a que habían vivido la experiencia de ir a una casa que usaba este sistema pero que era extremadamente calurosa y prácticamente inhabitable.

En este caso el material a pesar de tener excelentes cualidades aislantes, si está mal utilizado puede transformarse en un material que nos puede perjudicar a gran manera, como era el caso de esta casa. Si una casa permite el acceso del sol en verano, esta va a mantener ese calor adentro, pero si la casa tiene protecciones solares va a mantener una temperatura más neutra en relación al exterior. El material tiene cualidades, pero siempre va a depender de su contexto para que estos nos beneficien.



Dentro de los materiales podemos identificar 3 cualidades específicas que queremos incorporar en una casa. Primero, como cortamos el paso de la energía, segundo, las transparencias y tercero, como almacenamos esa energía


Materiales Aislantes: cortar el paso de la energía


Los materiales aislantes desempeñan un papel crucial en la regulación térmica de cualquier casa o edificio. Mantener una temperatura confortable en el interior, ya sea cálido en invierno o fresco en verano, es esencial para la habitabilidad. Los aislantes térmicos funcionan bloqueando el flujo de calor a través de las superficies, lo que permite que los edificios mantengan una temperatura constante y reduzcan la necesidad de utilizar sistemas de calefacción o refrigeración en exceso. Ejemplos de materiales aislantes incluyen la espuma de poliuretano, la lana mineral, la celulosa y los paneles de poliestireno extruido. Estos materiales funcionan al atrapar aire en sus estructuras, lo que minimiza la transferencia de calor por conducción. Las casas bien aisladas no solo reducen los costos de energía, sino que también contribuyen a la sostenibilidad al disminuir la huella de carbono.

Si quieres revisar un poco más de esto puedes revisar nuestro blog en el siguiente enlace:


Materiales Transparentes: Iluminando los Espacios y Ahorrando Energía


Los materiales transparentes, como los vidrios de alta eficiencia energética, son elementos clave para lograr una iluminación natural adecuada y reducir la dependencia de la iluminación artificial. Las transparencias además de permitirnos captar la luz exterior, nos permite captar la energía del sol, es decir el calor e introducirlo y almacenarlo en nuestras casas. Los materiales transparentes en la construcción tienen que ser medidos, tanto en superficie como en la forma en que entra el sol directo a la casa, dependiendo del lugar y el clima donde esté ubicada. En Chile, en la zona centro y sur se espera que el sol entre durante el invierno y se mantenga afuera de la casa durante el verano, para evitar que se sobre caliente. Para esto existen diversas técnicas que se calculan de acuerdo a la orientación de las ventanas y con la altura del sol. En otro blog les contaré de algunas técnicas que pueden utilizar para tener el sol adentro de la casa en las fechas que nosotros queramos.

Materiales de Inercia Térmica: Regulación Pasiva de la Temperatura



Por último, están los materiales de inercia térmica, como el hormigón, la piedra y el adobe, quienes tienen la capacidad de almacenar calor y liberarlo gradualmente. Esto permite la regulación pasiva de la temperatura interior, ya que los materiales absorben el exceso de calor durante el día y lo liberan lentamente durante la noche. Esta característica es especialmente valiosa en climas donde las fluctuaciones diurnas y nocturnas son pronunciadas, como en Chile. Por ejemplo un muro de adobe, durante el día, cuando el sol calienta el muro, este absorbe el calor y lo almacena en su masa. Como resultado, la temperatura en el interior de la edificación aumenta a un ritmo más lento que la temperatura exterior. Esto puede ayudar a mantener una temperatura más fresca en el interior durante las horas más cálidas del día. Y durante la noche, cuando la temperatura exterior disminuye, el muro de adobe comienza a liberar el calor almacenado lentamente hacia el interior. Esta liberación gradual de calor puede ayudar a mantener una temperatura más cálida en el interior durante las horas más frías de la noche. Acá es relevante ver el espesor del elemento para que sea eficiente en su función, mientras más masa, mayor eficiencia en el sistema de inercia térmica, ya que ayuda a mantener una temperatura interior más estable. La construcción con materiales de inercia térmica puede reducir la necesidad de sistemas de calefacción y refrigeración activos, ya que las casas pueden mantener una temperatura más estable. Esto no solo disminuye los costos de energía, sino que también contribuye al confort interior y al bienestar de los ocupantes.


Es importante considerar que en climas fríos, como algunas zonas de Chile, la inercia térmica por sí sola puede no ser suficiente para mantener el interior de una edificación cálido durante todo el tiempo. En este caso, podría ser necesario combinar la inercia térmica con estrategias adicionales, como la instalación de aislamiento térmico en el exterior del muro para retener el calor almacenado. Por esto siempre recomiendo en cada proyecto optar por estas 3 materialidades combinadas para aprovechar y adquirir las 3 cualidades en una misma casa, fomentando a tener sistemas pasivos para reducir considerablemente el uso de cualquier sistema activo de calefacción y/o refrigeración y así reducir el consumo energético de nuestra vivienda en su uso durante su ciclo de vida.

La Responsabilidad del Constructor: Hacia una Elección Informada

La construcción sostenible y consciente se trata de tomar decisiones informadas y responsables en relación con los materiales. En lugar de etiquetar a un material de manera absoluta, es esencial examinar cómo se utilizará, donde y qué impacto tendrá en el entorno construido y natural. Al ya tener el contexto y la definición de las cualidades que requerimos para cada material en nuestro proyecto, podemos ir evaluando las mejores alternativas en referencia a su durabilidad, su impacto ambiental en la producción, su potencial de reciclaje, su disponibilidad, los costos, la estética, las regulaciones legales, el tiempo de construcción, entre otras.

Al combinar estos aspectos en el diseño y la construcción de una casa, podrás lograr un equilibrio entre el bienestar del dueño, la eficiencia energética y la sostenibilidad ambiental. Además, al tomar decisiones informadas y considerar el impacto de cada elección, estarás contribuyendo a la creación de un hogar más cómodo y amigable con el entorno.

Comments


bottom of page