Buscar
  • Sofía

¿Conoces la nueva ley de calificación energética?

Por primera vez en la historia de Chile, tenemos una Ley de Eficiencia Energética. Un paso clave para articular los esfuerzos y alcanzar la carbono neutralidad al 2050, porque este eje de trabajo propone aportar con más de un 35% de las reducciones de gases de efecto invernadero necesarias para alcanzar nuestra meta.

El 13 de febrero del 2021, se publicó en el Diario Oficial la Ley N° 21.305 Sobre Eficiencia Energética cuyo objeto es promover el uso racional y eficiente de los recursos energéticos, por cuanto la eficiencia energética es la forma más segura, económica y sustentable de cubrir nuestras necesidades energéticas, las que en países en desarrollo como el nuestro, son cada vez mayores


"Las edificaciones consumen casi un cuarto de la energía total del país , y parte importante de ésta se destina a calefacción" (Fuente: Balance Nacional de Energía, Ministerio de Energía)

La ley establece que las viviendas, edificios de uso público, edificios comerciales y edificios de oficinas, deberán contar con una Calificación Energética para obtener la recepción final o definitiva. Además, se puede obtener Precalificación Energética previamente. La norma se aplicará obligatoriamente a empresas constructoras e inmobiliarias y a Servicios de Vivienda y Urbanismo, donde la etiqueta (de calificación o precalificación) deberá incluirse en toda publicidad de venta que realicen las empresas.

Actualmente la adquisición de viviendas apunta principalmente a confiar en las empresas inmobiliarias, las cuales no necesariamente se preocupan de realizar proyectos con eficiencia energética incorporada. Es mas, ahora al ser una temática mas o menos en boga, existen muchas herramientas publicitarias que hablan de sustentabilidad a partir de algún elemento incorporado, pero sin sostener la vivienda en ese sentido. El manejo de información a conveniencia mantiene a los usuarios desinformados al momento de comprar y/o elegir sus viviendas, principalmente aquellas viviendas nuevas que se venden en blanco o verde donde el usuario no puede verla ni sentirla físicamente, solamente confía en el manejo profesional. Pero como bien hemos visto en todas las profesiones, es que el manejo ético se ha desvirtuado en son del capitalismo y las utilidades económicas, que pasan por sobre las necesidades reales tanto del usuario como del medio ambiente.


Esta calificación viene principalmente a informar sobre la eficiencia energética, no exigiendo el cumplimiento de un estándar mínimo. Al informar a sus usuarios para que sus inversiones vengan desde una base real de calidad de sus viviendas. Y desde un usuario informado el mercado comienza el cambio, el foco por incremento de ganancias económicas vendrán a la par por obtener mejores calificaciones energéticas. Si el comprador exige el mercado se abre a ello.


¿Cómo funciona esta calificación?




Al igual que los electrodomésticos y automóviles, las viviendas también pueden ser evaluadas según el consumo que realizan para mantener una determinada temperatura, ya sea frío o calor. Se plantea una escala de calificación, donde la letra que entrega la Calificación Energética, representa un porcentaje de ahorro, es decir, mientras más ahorra la vivienda, mejor letra obtengo.

Para obtener este ahorro, se toma el diseño de la vivienda a calificar y se compara con el de otra vivienda igual en diseño (vivienda base art.4.1.10, OGUC),pero que cumple solo con las exigencias mínimas establecidas en la reglamentación térmica de la normativa OGUC. Esta vivienda de referencia utiliza, por defecto, gas licuado y equipos estándar para calefacción, iluminación y agua caliente sanitaria.


Para la evaluación de proyecto se creó el registro de evaluadores, compuesto por profesionales del área, quienes realizarán las calificaciones energéticas de las edificaciones.


Actualmente la OGUC determina un estándar mínimo de reglamentación térmica, dependiendo de la zona en la cual se encuentra emplazada la vivienda, la cual califica como letra E dentro de la calificación energética. Siendo este estándar mínimo, deficiente para cumplir con estándares de bajo consumo. Al existir la información disponible los usuarios optarán por la mejor calificación posible del rango económico que dispongan para la inversión.

"La información es la que nos va a permitir a llevar a cabo una mejora en la calidad de la edificación y a la vez en la calidad de nuestros espacios y nuestros recursos en general, tanto medio ambientales, económicos, como sicológicos."